« Home | Capítulo 6: Confessions on the front door of the d... » | Capítulo 5: ¡Es el fin del mundo! (O casi) » | Capítulo 4: Terror en el hipermercado » | Capítulo 3: Memories (Primera parte) » | Capítulo 2: Las cosas claras, y el chocolate... » | Capítulo 1: Piluca Begins (o Returns, según se mir... » | Ni Munich, ni hostias »

Capítulo 7: Dos maricas muertas, congeladas vivas en París.

Allí estábamos, la Pepi y yo. Por delante un grupo de maricas asesinas con muy mala hostia lideradas por Piluca. Por detrás, un chulazo heterosexual más asustado que nosotras. La vida nunca nos había sonreído tanto!!

Vale, no estábamos en París. Pero estábamos a punto de estar muertas. O al menos esa es la sensación que teníamos en aquel momento (y sí, sé lo que sentía la Pepi porque yo lo sé todo).
Las maricas asesinas se nos acercaban poco a poco mientras la Pepi y yo retrocedíamos como en las pelis de miedo. Las maricas inocentes que paseaban por ella se iban parando poco a poco para ver el espectáculo. No sé si se paraban a ver la carnicería que allí se iba a montar o si se quedaban anonadadas mirando a los chulazos que nos iban a matar pero aquello empezaba a parecerse a un videoclip de Michael Jackson ¡y a mí no me apetecía ponerme a cantar! Mientras íbamos para atrás nos chocamos con King Kong, que ya nos habíamos olvidado de él. Me sentí más Ann Darrow que nunca: entre King Kong y el tiranosaurio, esperando a ver quién se la comía antes. De repente King Kong nos apartó y se plantó delante de las Killer Marys:
- Eh chicos, dejaos de tonterías – les dijo-. No sé lo que pasa entre vosotros pero esta no es manera de arreglar las cosas. ¿Verdad ni…
Verdad, verdad, pero yo ya no estaba allí para responder. Para cuando Kong se dio la vuelta buscando nuestra aprobación, la Pepi y yo ya estábamos metidas en un taxi dirección a ninguna parte.
- Nena, no he pasado más miedo en mi vida. Bueno sí, me acuerdo de una vez que me metí en un cuarto oscuro y toqué algo que... – me dijo la Pepi.
Dejé a la Pepi divagando mientras yo le daba vueltas y vueltas a las cosas. ¿Quién se había pensado Piluca que era? Primero me copia, luego me echa de los bares y de los wáteres y luego intenta matarme ¡delante de testigos!
- ...como la Ripley nena. Es que aquello estaba tan pegajoso y era tan grande...
- Tenemos que volver.
- ¡Y una mierda nena! ¿Te has vuelto loca?
- Nena – le dije a la Pepi, toda seria-. Piensa en lo que está pasando. Piluca vuelve después de no sé cuanto tiempo, le roba el Nano a la iNena, se compra mi mega-movil, nos echa de los bares, te deja sin sitio para chupar pollas y pretende matarnos delante de media Barcelona. ¿De dónde ha sacado Piluca tanto poder? ¿Eh? ¿Qué está pasando? ¿Cómo ha aprendido a usar mi móvil? ¡Si yo no sé ni hacer fotos! ¡Que es muy bonito pero no vale una mierda! ¿Es que no sientes la necesidad de saber qué coño está pasando?
- ¡No! Siento la necesidad de hacer las maletas y largarme a Alicante, que seguro que allí estas cosas no pasan.
- No sé nena, a mí todo esto me huele a chamusquina.
- No Hidro, no es chamusquina lo que hueles…
Y era cierto, aquel taxi empezaba a oler raro ¡y no es una metáfora! Y mira que me extrañaba, porque nos habíamos subido en un Mercedes como el de Pol pero más grande, y además el taxista era un chico relativamente joven que seguro que se había duchado hacía poco…
- Nena ¿te has duchado hoy?
- Pues claro nena, yo me ducho todos los días. Y dos veces los días que voy de caza. Es el taxi que huele raro.
- ¡Pero cómo va a oler raro un Mercedes! ¡Que este taxi tiene clase nena! ¡La clase no huele!
- ¡Pues será el taxista! Oiga – le preguntó la Pepi al taxista-. ¿Nota usted ese olor tan extraño…
La Pepi no terminó la frase. El taxista ni se giró para escucharla, el hombre no paraba de conducir… Allí había algo raro: el GPS Tonton no estaba encendido ¡y el taxímetro no estaba contando!
- Perdone – seguía la Pepi insistiendo-. ¡Perdoneeee! ¡Que no ha encendido el taxímetro!
- ¡Pero so tonta! ¡Cállate! ¡Que así luego cuando lleguemos no nos cobra! – entonces me di cuenta de algo-. Aunque… ¿a dónde coño vamos?
- No sé nena ¿tú no le has dicho que nos llevara a tu casa?
- No nena, yo me he subido al taxi y el taxi ha arrancado, y como tú ya estabas dentro pensaba que le habías dicho que fuera tirando ya para Alicante.
- ¡Pero bueno! ¿Y a dónde coño vamos? ¿Y por qué me duele tanto la cabeza?
- Ay nena… ¡Ay nena! ¡¡¡QUE NOS ESTÁN DROGANDO!!!
- ¡Pero si yo no me he metido nada!

Y la Pepi se desmayó. Mis ojos empezaban a cerrarse poco a poco, pero antes de dejarme muetta pude ver que el taxista me había hecho caso y que estábamos volviendo… Y entonces me dormí.
¡Nos dejaron groguis perdidas!

Pero neeenaaaa!
¿Quién es el TAXISTA? ¿Paranoika propecia Gonsales?

¡Anoche me HINCHÉ!

¡¡¡Esta Piluka es la Master del Coñoadverso, neeeenaaaa!!!

NEEENAAAA!!!

Te vas a cagar encima cuando veas mi MERCHANDINSINS!!!

¡Parezco la PILUKA RELOADED!
¡¡¡QUÉ JEBY!!!

¿¿¿Cómo??? ¿¿¿Queeee??? No puedo mas, por dios, por dios, por dios, por dios, que fuerrrrrrte carmenalcayde. Necesito mas. Dónde os llevó? Que mafia se esconde tras el efecto piluca? Que pasó con vuestros cuerpos rumberos?
No puedo soportarlo, que misterio insondable, que taquicardia mas mala, socorrooooooooo!!!

ES QUE ES MUY FUERTE LO QUE VIENE AHORAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

Hidro, nena, cuando BERREAS, ¿te has dado cuenta de que desmaquetas los post? ¡¡¡Qué timbre, neeenaaa!!! ¡Ni la niña de la Warra de los Mundos!

¿Y qué más da que se descuadren los posts nena? ¡¡¡Después de lo que me ha pasado ya puedo gritar, ya!!!

¡Por eso vas así de escorada por la vida, neeenaa! ¡¡¡De los gases que te pone la Piluka and Company!!!

Pero tú como debes ser como la Aeon Flux, que la mataban en cada capítulo y en el siguiente estaba súper espectacular y con el Rimel Water Proof intacto, no problemo.

Eso es lo bueno que tienen las Heroínas...

¡Anoche me hinché!

Publicar un comentario

¿Quién soy?

  • Soy Hidroboy
  • Desde Barcelona, Barcelona, Spain
  • Diva estresada que casi casi no puede con su vida que vive en Barcelona y de vez en cuando se va de parranda a Huesca a comerse una buena longaniza de Graus. No fumo y no me drogo, pero bebo más que Sue Ellen en sus años mozos. Y además la ch*** que da gusto.
Yo!!

Links

Google Docs y Hojas de cálculo: procesamiento de textos y hojas de cálculo en la web. Editar esta página (si tienes permiso) |