« Home | Capítulo 12: I'm Lovin' It!! » | Capítulo 11: El Concilio de Gayers » | Capítulo 10: Las Cinco Maricas Malas (The Jackson'... » | Capítulo 9: Rescue Me » | Capítulo 8: My baby shot me down... ¡Gang Bang! » | Capítulo 7: Dos maricas muertas, congeladas vivas ... » | Capítulo 6: Confessions on the front door of the d... » | Capítulo 5: ¡Es el fin del mundo! (O casi) » | Capítulo 4: Terror en el hipermercado » | Capítulo 3: Memories (Primera parte) »

Capitulo 13: C.S.I. (o C.S.NO)

La Dientes... la Dientes... la Dientes cojonuda... Eso cantaban las Orbit Girls antes de que a la tía tonta le diera por cruzar la calle sin mirar. Supongo que el hecho de que me persiguiera a mí, organizadora de todo aquello, me convierte en asesina. Hidrokiller. Cuidado nenas ¡que salpica!

- Nena ¿has visto lo que has hecho? -me decía la Pepi, al teléfono desde la otra acera: el lugar en el que ha estado toda su vida.
- No nena, no lo he visto. No lo he visto porque estaba corriendo como una loca y sólo he oído el "¡pumba!".
- Pues es una pena que no lo hayas visto porque ha sido espectacular. ¿Estará muerta? -preguntaba, mientras intentaba ver algo a través de la muchedumbre que se apelotonaba alrededor del ¿cadáver? de la Dientes.
- Claro que está muerta nena, le ha atropellado un Mégane. ¡Blanco! Si no la ha matado el golpe la ha matado el disgusto de que la atropellara un coche con tan poco glamour.
- ¡Pues mi padre tiene un Mégane Blanco! -gritó la Cindy por el teléfono.
- ¿Me tienes en el manos libres nena?
- Sí, así podemos apoyarte todas -dijo la Asdru.
- Muchas gracias nenas, sois todas un sol. Sois la vía láctea. Pero apaga el chisme ese que se va a enterar todo el mundo de que me iba persiguiendo. Esquivad a toda esta gente y reunámonos al lado de la muerta que tenemos que hablar.

Las cinco colgamos el teléfono y nos dispusimos a cruzar la marabunta de chafarderas, viejas y machos morbosos que se apelotonaban alrededor del Mégane Blanco que mató a la Dientes. Vale que no debería deciros que la Dientes ya estaba muerta porque en ese momento yo no sabía si la Dientes estaba muerta o no ¡¡¡pero es que está muerta!!! Y ahora que escribo esto ya lo sé, así que os lo digo antes para no ser mala persona y porque estoy aterrorizada y porque soy una asesina.

Llegamos al lugar de los hechos. En el centro del círculo de personas inhumanas que contemplaban el espectáculo estaba el coche, con un bollo en el capó y el parabrisas delantero roto; el conductor, que aún no se había bajado aunque la gente no paraba de gritarle y darle golpes en el coche como en la escena esa de La Guerra de los Mundos... y fíjate que el hombre tenía un aire a Tom Cruise y todo... Me imaginé que me subía en el asiento de la copilota, que las otras 5 se incrustaban en el asiento trasero y en el maletero y yo miraba a Tom Cruising y le decía: "Arranca Thelma!!!"

Dejé de fantasear en cuanto vi el cuerpo de la Dientes. Allí tumbado en el suelo.

Levanté la mirada y vi a las demás. Nos quedamos todas mirando en silencio, con la Dientes a nuestros pies.
- Bueno ¿ahora qué? -dijo la Cindy.
- Ahora deberíamos largarnos corr...-le respondí.
- ¡De eso nada! -las cinco pegamos un bote y algunas pegamos un gritito al oír aquella voz. Una mujer nos gritaba desde algún lugar de aquella jauría humana. ¡Eran los Ángeles de Charlie que nos habían localizado!.- Yo lo he visto todo y ¡la culpa es vuestra!

De entre la multitud surgió la persona que nos hablaba: no eran los Ángeles de Charlie. ¡Era una yaya! ¡La típica yaya chivata que lo casca todo y lo ve todo y lo sabe todo!

- ¡Te estaba persiguiendo a ti! -dijo la yaya, apuntándome con el dedo así (os estoy apuntando con el dedo)- ¡Seguro que le habías robado la cartera! ¡¡¡ESTE LE HA ROBADO LA CARTERA!!!
- ¡QUÉ VERGÜENZAAAA! -gritó alguien.
- ¡ROBARLE A UN MUERTO! -gritó otro alguien.
- ¡¿CUÁNTO LLEVA ENCIMA?!
- ¡Señora! -salió la Pepi en mi defensa- Que éste no le ha robado nada a nadie.
- ¡¿Y entonces por qué te perseguía este pobre chico?!
- Pueeeees... ¡Y eso ahora qué más da! ¡Lo importante es que ése -señalando al conductor- le ha atropellado!
- ¡Es verdad! -gritó la Asdru, para ayudarme.
- ...se me ha echado encima... -dijo el conductor del coche, que había bajado la ventanilla y sacaba la cabeza- ¡No tengo la culpa! Yo debería irme... llego tarde al trabajo... y no tengo la culpa y si me voy la policía no dirá nada porque por aquí pasan muchos coches...
- ¡Usted no se va a ninguna parte! -gritó alguien.- De aquí no se mueve nadie hasta que llegue la policía y se lleven a la puta esta a la cárcel.

Todos nos giramos, buscando a quién había dicho aquello. ¿Quién me llamaba puta?

- ¡¿Quién eres?!-preguntó la Pepi.- ¡Manifiéstate!
- ¡Soy yo, coño!
- ¿Quien es yo?-pregunté yo.
- ¡YO!

Cuando descubrimos quién hablaba todas volvimos a dar un saltito y un gritito al darnos cuenta de que la persona que me llamaba puta era... ¡LA DIENTES!

La muchedumbre se quedó en silencio al ver cómo la tía se levantaba tan tranquila y se sacudía la cazadora de "no-tan-súper-puta".

- ¡¡Está viva!! -gritó la Au Paire.
- Pues claro que estoy viva, imbécil.- respondió la Dientes, con muy poca amabilidad por cierto-. A mí no me mata un Mégane Blanco ni que me pase por encima siete veces.
- Pero esto es imposible...- dijo la Asdru, que se acercaba a ella como si se acercara a la polla de Nacho Vidal: ojos como platos y la mano por delante-. Ese golpe debería haberte provocado un traumatismo de consecuencias fatídicas, además de serios hematomas y múltiples fracturas.
- ¿Y tú quién eres? -preguntó la Dientes Viviente, porque claro ahora ya era como un zombi- ¿La Grissom? ¿O la rubia esa que se la chupaba?
- ¡Oye bonita! ¡No te metas con la Magneto! ¡Digo! ¡Con la Asdru! -dijo la Pepi, demostrando verdadero aprecio por sus amigos- ¡Que como te pases de lista la Hidro te parte la cara!
- ¡Serás puta! -grité yo- a mí no me metas en eso. Si esta pobre chica muerta quiere insultar a la Asdru ¡está en su derecho! La acaba de atropellar un Me...
- ¡Tú calla, puta! -me chilló la Dientes. A estas alturas huelga decir que la muchedumbre estaba totalmente alucinada con lo que estaba pasando. La Polly, que es así de buena persona, se dedicaba a explicarle a la gente que si venían al blog lo entenderían todo. Y me consta que más de uno ha venido a buscar la explicación a lo que vio... y a lo que pasó un momento después.
- Eres lo peor, Hidroboy. Desde siempre te has creído mejor que los demás. Tú ahí, subido a tu pedestal, poniendo a parir a todo el mundo creyéndote el centro del universo. Y no eres más que una marica mala.
- ¡Y a mucha honra!
- ¡¡Que te calles!! -chlló, toda histérica, sacando una pistola de la cazadora de "no-tan-súper-puta-pero-sí-zombie-psicópata"-. ¡¡¡¡¡CALLLAAAAAATEEEEEEE!!!!!!

Yo me cagué de miedo y me puse a gritar como una loca mientras la zombípata aquella me apuntaba con una pistola y me gritaba como el típico malo de peli de Tarantino que grita mucho antes de liarse a tiros.
-¡QUE SE LA CARGAAAAAAAAAAAA! -chilló la Pepi.
Las demás sólo pudieron chillar "¡AAAAH!" y a la Cindy la Au Paire le dio por ponerse a cantar la canción de los Goonies de la tensión.
- GOOOOOD ENOOOOOUUUUUGH!!! FOR YOUUUUUUUUUUU!!!
- ¡¡¡¡¡¡CALLAROS TODAAAAAAAS!!!!!! ¡¡¡¡PUTAAAAAAAAAAAAAAAS!!!!

¡PAM!

O ¡PUM!

Bueno no sé, el ruido que sea que hace un disparo.

La gente se tiró al suelo y gritaron todos asustados. La bala atravesó mi cuerpo, yo fui al cielo y le pedí a Jesucristo un ordenador para escribir el blog pero me dijo que los habían quitado porque a los curas les gustaba mucho mirar porno y se los habían mandado a Lucifer. Así que me fui al infierno y me puse a escribir.

Mentira.

El cuerpo que atravesó la bala fue el de la Dientes.

Alguien, desde algún lugar, le había pegado un tiro. No debió ser desde muy lejos, seguramente desde detrás mío porque me zumbaban los oídos. Me levanté corriendo y me giré, esperando ver quién se la había cargado... pero sólo vi a la Yaya Chivata espatarrada en el suelo entre dos chicas cargadas con bolsas del Stradiovarius.
Por el fondo, calle Pelayo o así, se acercaba una ambulancia.
Yo veía que las luces brillaban pero no oía la sirena. De hecho no oía una mierda.
De repente alguien me cogió del brazo y me giró.
Todo esto si os lo imagináis a cámara lenta y con una tía berreando de fondo queda súper guay. Yo no lo viví a sí, porque la Pepi me había cogido del brazo y me zarandeaba como si le fuera la vida en ello, y la tía que berreaba era ella. Y creeme si te digo que prefiero a Lisa Gerrard.
Aunque como yo estaba sorda sólo oía sus berreos muy lejanos.

Mientras ella me agitaba como Fernando Alonso agita la botella de champán cuando gana, me fijé en lo que pasaba a mi alrededor. La Cindy seguía cantando, creo que ahora había pasado al Girls just wanna have fun, y las chicas Orbit le hacían los coros. La Polly estaba tirada en el suelo, y la Asdru estaba ayudando a la Yaya Chivata a levantarse. Siempre tan buena ella... me dejé una nota mental: cuando termine todo esto follaremos.
También vi a la ambulancia, parando en medio de la calle. De ella se bajaron dos chicos, corrieron a la parte de atrás y abrieron las puertas para sacar la camilla.
A todo esto la Pepi seguía interpretando su particular versión de Gladiator.
Los dos camilleros cogieron el cuerpo de la Dientes, lo subieron a la camilla y lo metieron en la ambulancia. Volvieron a la parte delantera de la ambulancia y se dispusieron a subirse.

Fue entonces cuando me di cuenta de que los dos me resultaban familiares.

Justo antes de entrar en la ambulancia los dos me miraron.

Se me heló la sangre. Se me pusieron los pelos como escarpias y me puse tan nerviosa que le solté una galleta a la Pepi en toda la cara. Gladiator se convirtió en La Pasión de Mel Gibson.
Los ambulancieros (¿eso existe?) se subieron a la ambulancia, encendieron la sirena y arrancaron. Se largaron a toda hostia.

- ¡Coño nena! ¡No hacía falta que me pegaras!
- ¡LA AMBULANCIA! ¡LA AMBULANCIA! -gritaba yo, toda histérica.
- ¡¿Qué pasa con la ambulancia?! -preguntó la Polly, que ya se había levantado.
- ¿Habéis visto quiénes eran? -dije yo, aún histérica.
- ¿Yorch Cluni y Noa Guaily? -preguntó la Pepi.
- ¡NO! -exclamé- ¡¡¡¡¡ERA EL TAXISTA QUE NOS DROGÓ!!!!!
- ¡Al igual! -dijo la Pepi.
- ¡SÍ! ¡PERO EL OTRO... EL OTRO...!
- ¿El otro qué? -preguntó la Asdru, que ya había terminado de socorrer a la Yaya.
- ¡¡¡¡¡¡¡¡¡ERA LA I-NENA!!!!!!!!!

que fuerte!!!! la Inena!

te quiero preguntar algo antes de empezar a leerlo todo. HE empezado a leer un poquito. ¿Tendría que empezar la historia desde el principio o leyendo esta parte me entero? Es que me he estado riendo un poco pero he visto que vas por el capítulo 13

kaotot? no me lo creo! te va a encantar, empieza por el principio, que no tiene desperdicio. y a tí, REPUTA!, estoy en un sinvivir, pero tengo que preguntarte, porque lo sospecho, si esto va a durar mas que santa barbara (indispensable serie que en cuanto aparezca el adsl hipervelocidad me pienso descargar entera) porque cada vez hay mas misterios y preguntas sin respuesta (o será como expediente x, que al final no tenía sentido?) tendrán la culpa de todo los alienígenas (como en V?), necesito mas, dame mas, damelo, damelo, questoymuyloka coño!

Me gusta lo que sale ahora para dejar el comentario:

Elegir una identidad

Pero tengo un problema, tanto pensar en que identidad escoger que ya no recuerdo lo que queria comentar.

Ya me acuerdo.

Mmmmm ¿así que la iNena se a pasado al lado oscuro?

Eso le pasa por tener un iPod Nano y encima negro. Pequeño y negro ademas de contradictorio, no es bueno.

pero bueno hidro, bonita, vaya txotxo que tienes montado esquina Pelayo! tais todas lokas o que?
como se os ocurre pensar que La Dientes con lo mala malisima que es iba a estar muerta? esa perra no muere no con napalm!!!
Kaotot, empieza desde el episodio 1 yo empecetambien descubri esta pertadada tarde y empece en el 1 y va ves aqui enganchada como una perra

Yo sabía que la Dientes no podía morir, porque se cepilla con ELMEX, que tiene Sensitive PLUS, que tiene agua, sorbitol, polietileno, silicatos hidratados, celulosa, dióxido de titanio y muchas cosas más..., pero sobre todo, lo del Titanio, que me he acordado de Lobezno y no sé por qué, me he puesto algo berraka.

Con toda esa mierda que se mete en la boca para cepillarse (los DIENTES, entiéndase), le sale como un aura pawer de Sensitive PLUS que la vuelve inmune y hasta hace que sus flatos huelan a clorofila titánica, como a Ultramán, y además seguro que tiene en casa la reedición en DVD de "Saber Vivir", y por eso ha salido con vida.

Vamos, ¡es mi hipótesis, neeenaaa!

Publicar un comentario

¿Quién soy?

  • Soy Hidroboy
  • Desde Barcelona, Barcelona, Spain
  • Diva estresada que casi casi no puede con su vida que vive en Barcelona y de vez en cuando se va de parranda a Huesca a comerse una buena longaniza de Graus. No fumo y no me drogo, pero bebo más que Sue Ellen en sus años mozos. Y además la ch*** que da gusto.
Yo!!

Links

Google Docs y Hojas de cálculo: procesamiento de textos y hojas de cálculo en la web. Editar esta página (si tienes permiso) |